fbpx

¿Qué es la placenta?

Podemos definir a la placenta como el órgano de relación ente el feto y su madre. A través de la placenta deja salir todo aquello que no le sirve y recibe el alimento y la oxigenación necesaria para el desarrollo del mismo.

¿Cuándo se forma la placenta?

Es un órgano esencial en el desarrollo fetal y va cambiando a lo largo del embarazo, teniendo en las 16 primeras semanas de gestación el momento de su formación en el útero materno. El desarrollo de la placenta es vital, como hemos señalado anteriormente, hasta el punto de que si ésta no se desarrolla correctamente podría afectar tanto al feto como a la futura mamá.

La placenta se une con la pared del útero que es de donde surge el cordón umbilical. Como norma general está unida a la parte superior, lateral, anterior o posterior del útero. En algunos casos poco frecuentes, la placenta puede unirse a la zona inferior del útero originando lo que se denomina placenta previa.

¿Cómo se expulsa la placenta?

Si el parto es vaginal ésta también se expulsará por la misma vía, en lo que se conoce como tercera etapa del parto o alumbramiento y, en el caso de cesárea, será el propio obstetra el que la saque en la misma intervención.

La salud de la placenta

Existen determinados factores que ayudan a tener una placenta más sana, lo que contribuye al mejor funcionamiento de la misma. Hay muchos condicionantes que no se pueden prevenir de una forma directa, pero que su conocimiento previo puede ayudar a que se tomen medidas para que el embarazo sea lo más sano posible.

Detallamos algunos de los factores que afectan a la salud y buen estado de la placenta:

  • Edad de la madre. Hay ciertos problemas placentarios que suelen presentarse en madres de mayor edad, especialmente a partir de los 40 años.
  • Una presión arterial alta puede afectar negativamente a la misma.
  • Embarazos múltiples.
  • Problemas en la coagulación de sangre en la madre.
  • Cirugías uterinas anteriores. Otra cesárea o cualquier otra intervención para extirpar fibromas.
  • Placenta previa.
  • Estilo de vida. El mantener un estilo de vida saludable en cuanto a alimentación, realización de deporte y mantenerse alejado del consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias prohibidas ayuda a su mejor estado.
  • Traumatismos anteriores en la zona abdominal pueden generar mayores posibilidades de que la placenta se separe del útero, lo que se conoce como desprendimiento de placenta.

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón umbilical es ese transportador de todo el intercambio que realiza el feto con la madre y es el elemento que vehicula el alimento, el oxígeno y los desechos hacia la madre.

El cordón tiene una de algo más de 50 centímetros y un diámetro que varía de 1 a 2 centímetros.

Normalmente está formado por dos arterias y una vena en forma de triángulo (arterias en la base y vena en el vértice superior) todas inmersas en lo que se conoce como gelatina de Wharton, que es un tejido mucoso que hace al cordón resistente e impide que se enrede. La vena es fundamental ya que sin ella no hay vida, sin embargo, en un cordón umbilical con una sola arteria el feto puede no tener ningún tipo de afectación, de hecho no lo tendrá en el 90% de los casos.

El cordón umbilical tiene un alto contenido en células madre, éstas son indiferenciadas, es decir, que pueden acabar convirtiéndose en células de cualquier tipo: piel, pelo, tejido de órganos o nervioso, entre otros.

Un aspecto muy curioso del cordón umbilical respecto a sus funciones es la de trasladar al feto todos los anticuerpos generados por el organismo de la madre para que pueda formar su propio sistema inmunológico. Este proceso se lleva a cabo en la recta final del embarazo.

¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?

En los últimos años ha ganado peso la teoría de retrasar su corte unos minutos, ya que esto provoca un incremento en los niveles de hemoglobina y depósitos de hierro del recién nacido.

Las vueltas de cordón en el feto

Es frecuente que las vueltas de cordón causen temor en los padres, pero es necesario indicar que salvo que sean múltiples y muy apretadas no deben suponer ningún problema para el feto e incluso para el parto.

Los nudos, que sí pueden suponer un problema, son extremadamente raros. En este caso hablamos de nudos verdaderos, es decir, que verdaderamente está anudado y no que esté girado y parezca que haya un nudo cuando realmente no lo hay.

fuente: https://egom.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
× ¿Cómo puedo ayudarte?

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Gastro Diagnóstica Del Caribe will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Gastro Diagnóstica Del Caribe will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.